Buen viaje, Michael Collins

El astronauta de la NASA fue piloto en la histórica misión Apolo 11 que llevó al hombre a la Luna; mientras Armstrong y Aldrin daban los primeros pasos en el satélite, él permaneció en órbita.

El ex astronauta de la NASA Michael Collins, que voló en las misiones Gemini 10 y Apolo 11, falleció este 28 de abril de 2021.

“Hoy, la nación perdió a un verdadero pionero y defensor de toda la vida de la exploración”, expresó Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, a través de un comunicado.

Michael Collins orbitó la Luna en el módulo de comando Columbia durante la histórica misión Apolo 11 en julio de 1969. Créditos: NASA

Collins se ganó el apodo de “El hombre más solitario de la historia” porque permaneció orbitando en el Apolo 11 mientras sus colegas, Neil Armstrong y Buzz Aldrin, caminaban sobre la Luna en 1969.

Armstrong y Aldrin se convirtieron en los primeros hombres en pisar la superficie de otro cuerpo planetario, mientras Collins, su compañero de misión, orbitaba a 65 millas por encima de ellos.

Collins fue momentáneamente casi olvidado cuando la atención del mundo se centró en sus dos compañeros de tripulación de abajo. Pero después del regreso sano y salvo de la tripulación, sus 16 días en cuarentena y los recorridos posteriores que llevaron a millones de personas para darles la bienvenida a casa, quedó claro incluso para el observador más indiferente que se trataba de una tripulación de tres hombres.

La placa que se dejó en la luna que decía: «Vinimos en paz para toda la humanidad», fue firmada por Armstrong, Aldrin, Collins y el presidente Richard M. Nixon.

BIOGRAFÍA

Michael Collins nació el 31 de octubre de 1930 en Roma, Italia. Se graduó de la Escuela Saint Albans en Washington, DC, y se graduó de la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point en 1952.

Eligió una carrera en la Fuerza Aérea. Fue piloto de combate y desde 1959 hasta 1963 sirvió como piloto de pruebas en la Base de la Fuerza Aérea Edwards en California. Logró más de 4 mil 200 horas de vuelo.

Collins fue miembro del tercer grupo de astronautas de la NASA, seleccionado en octubre de 1963. Su primer vuelo fue como piloto de Gemini 10, una misión de tres días lanzada el 18 de julio de 1966.

Collins durante el entrenamiento para la misión Gemini X en 1966. Créditos: NASA

El vuelo, comandado por John Young, estableció un récord de altitud. El cohete de un vehículo de acoplamiento de objetivos Agena con el que habían atracado los impulsó a una altitud de 476 millas.

Más tarde se reunieron con un segundo Agena. Collins se convirtió en el tercer caminante espacial estadounidense cuando recuperó un dispositivo de detección de micrometeoritos de ese Agena.

Incluyendo la misión Apolo 11, Collins registró 266 horas en el espacio. También se desempeñó como CAPCOM (comunicador en cápsula) para Apollo 8, transmitiendo información entre el control de la misión y la tripulación.

Collins se retiró de la Fuerza Aérea como general de división, dejó la NASA en 1970 y se convirtió en subsecretario de estado para asuntos públicos.

En 1971 se unió a la Institución Smithsonian como director del Museo Nacional del Aire y el Espacio. Sus responsabilidades incluían la planificación y construcción de un nuevo edificio de museo. Se completó a tiempo y por debajo del presupuesto. Se abrió al público en 1976.

Se convirtió en vicepresidente de LTV Aerospace and Defense Co. en 1980. Dejó ese puesto en 1985 para iniciar su propia empresa y se convirtió en consultor independiente, escritor y conferencista sobre el espacio.

Escribió varios libros: «Carrying the Fire», en 1974; «Flying to the Moon and Other Strange Places», en 1976; «Liftoff: The Story of America’s Adventure in Space», en 1988, y «Mission to Mars», en 1990.

A Collins le fueron otorgados títulos honoríficos de seis universidades. Las condecoraciones y premios que recibió incluyeron la Medalla Presidencial por la Libertad, el Trofeo Robert J. Collier, el Trofeo Conmemorativo Robert H. Goddard y el Trofeo Internacional Harmon.

La NASA afirma que Collins inspiró a una nueva generación de científicos, ingenieros, pilotos de pruebas y astronautas.

“Ya sea que su trabajo estuviera detrás de escena o a la vista, su legado siempre será como uno de los líderes que dio los primeros pasos de Estados Unidos en el cosmos. Y su espíritu nos acompañará a medida que nos aventuramos hacia horizontes más lejanos”, expresó Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA.

Collins perdió la batalla contra el cáncer.

Para conocer más de la trayectoria de este personaje de la historia espacial ingresa a https://www.nasa.gov/michael-collins.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Planetario de Jalisco

Otras noticias