Los sorprendentes neandertales

Arqueólogos alemanes realizaron un espectacular hallazgo durante una excavación en una cueva de Baja Sajonia. Es una prueba más de que los neandertales eran más inteligentes de lo que se pensaba y tenían sensibilidad artística.

AGENCIA DW

Un equipo de investigación ha demostrado capacidades cognitivas y artísticas del hombre de Neandertal desconocidas hasta ahora, basándose en un nuevo hallazgo de la cueva del Unicornio, en las montañas de Harz.

Los investigadores de la Universidad de Gotinga y la Oficina Estatal de Conservación de Monumentos Históricos de Baja Sajonia llevaban investigando la antigua entrada de la cueva, ahora enterrada, desde 2019.

Entre los restos de presas de caza encontrados allí, un hueso de pie de ciervo poco visible resultó ser una sensación porque fue decorado por un neandertal, lo cual demuestra que nuestro pariente genéticamente más cercano ya tenía sorprendentes capacidades cognitivas hace más de 50 mil años. Durante mucho tiempo, los neandertales fueron considerados comparativamente primitivos.

Aunque se sabe que fabricaba herramientas y armas, hasta ahora se han descubierto joyas, pinturas rupestres o pequeñas figuritas casi exclusivamente de épocas más recientes, cuando el hombre moderno (Homo sapiens), procedente de África, se extendió por Europa. 

SENSIBILIDAD ESTÉTICA: COMUNICABAN A TRAVÉS DE SÍMBOLOS

En el hueso compacto del dedo gordo del pie está tallado un patrón angular compuesto por seis muescas. Uno de los lados se ha convertido en un lado de exhibición, dijo el arqueólogo Thomas Terberger. El hueso también se puede colocar hacia abajo, según explicó, y hay un patrón de cuatro muescas más cortas en la parte inferior.

El objeto es un indicio de que incluso los neandertales tenían una sensibilidad estética y probablemente se comunicaban a través de símbolos.

«Esto habla de un desarrollo independiente del poder creativo del neandertal», comentó Terberger. El equipo de investigación publicó los nuevos hallazgos en la revista Nature Ecology and Evolution (https://www.nature.com/articles/s41559-021-01487-z). 

«Probablemente no sea una coincidencia que el hombre de Neandertal eligiera el hueso de un impresionante animal con enormes astas para su talla», expuso Antje Schwalb, de la Universidad Técnica de Braunschweig, que participa en el proyecto. La cornamenta del ciervo gigante tenía una envergadura de hasta cuatro metros.

FORMAS MÁS COMPLEJAS DE EXPRESIÓN ARTÍSTICA NEANDERTAL

Hasta ahora se han encontrado colgantes y garras de fabricación neandertal como objetos decorativos en Francia, así como sencillos motivos abstractos en las paredes de las cuevas en España. El nuevo hallazgo de la Cueva del Unicornio es una de las formas más complejas de expresión artística neandertal conocidas hasta la fecha, escribe la investigadora londinense Silvia Bello en un comentario en la revista.

Para hacer una comparación, el equipo de investigación realizó experimentos con los huesos de las patas del ganado moderno. Resultó que el hueso probablemente tuvo que ser hervido primero, para que el patrón pudiera luego ser tallado en la superficie del hueso ablandado con herramientas de piedra en aproximadamente 1,5 horas. 

El hueso del dedo del pie con el patrón mide casi seis centímetros de largo, algo menos de cuatro de ancho y unos tres de grosor. Se encontró en 2020 entre restos de caza en la zona de entrada de la cueva, cerca de Herzberg am Harz, durante una excavación de la Oficina Estatal de Conservación de Monumentos de Baja Sajonia.

LOS PRIMEROS PINTORES

El Laboratorio Leibniz de Determinación de la Edad e Investigación Isotópica de la Universidad de Kiel determinó una edad de más de 51 mil años para el hueso decorado utilizando el método del radiocarbono. Por tanto, es mucho más antiguo que los ornamentos neandertales de Francia, de unos 40 mil años de antigüedad, que son objeto de debate sobre si no son meras imitaciones del arte realizado por los humanos modernos, que ya habían llegado a Europa en esa época.

Los investigadores aún se preguntan por qué el hombre de Neandertal, que vivió durante la última Edad de Hielo, se extinguió hace unos 40.000 años. Lo que sí es seguro es que se mezcló con los humanos modernos, porque aún hoy se pueden detectar restos de su material genético en nuestro genoma. Hay un dos por ciento de genes neandertales en nosotros, como dice Terberger.

(dpa, epd)

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Planetario de Jalisco

Otras noticias

Luz Brillante

Oliver Sacks Algo se me ha metido en estas últimas semanas, no sé por qué. Saqué mis libros viejos (y compré muchos nuevos), coloqué la

Ver más »