The New Yorker

ANNALS OF ASTRONOMY

El colapso del icónico telescopio de Puerto Rico

El futuro incierto del Observatorio de Arecibo y el fin de una era en la ciencia espacial.

Por Daniel Alarcón
29 de marzo de 2021

Justo antes de las ocho de la mañana del 1 de diciembre del año pasado, Ada Monzón se encontraba en los estudios Guaynabo de WAPA, una estación de televisión en Puerto Rico, preparándose para dar una actualización del clima, cuando recibió un mensaje de texto de una amiga. Jonathan Friedman, un aerónomo que vive cerca del Observatorio de Arecibo, a una hora y media de San Juan, le había enviado una foto, tomada desde el patio trasero de su cuñada, del brillante cielo azul caribeño y el verde, densamente colinas boscosas de piedra caliza. En la imagen, una fina nube de polvo se cernía sobre la línea de árboles; la imagen se destacaba no por lo que mostraba sino por lo que faltaba. En un día normal, cualquier día antes de ese, de hecho, un disparo desde ese patio trasero habría capturado la plataforma del radiotelescopio de novecientas toneladas de Arecibo, con su enorme cúpula gregoriana, flotando de manera improbable sobre el valle, suspendida de cables quinientos pies sobre el suelo. Junto a la foto estaba el mensaje de Friedman, que decía, simplemente, «se cayó» – «se cayó».

Cada año desde la inauguración de Arecibo, en 1963, cientos de investigadores de todo el mundo se turnaban para apuntar el radiotelescopio hacia el cielo para recoger los secretos del universo. Había desempeñado un papel en los campos de la radioastronomía, la ciencia atmosférica, climática y planetaria, así como en la búsqueda de exoplanetas y el estudio de asteroides cercanos a la Tierra que, si chocaran con nuestro planeta, podrían acabar con la vida tan pronto como en un instante, lo sabemos. Incluso había biólogos trabajando en Arecibo, estudiando cómo se desarrollaba la vida vegetal en la tenue luz debajo del plato poroso del telescopio.

Monzón, junto con miles de otros científicos y entusiastas de la radioastronomía para quienes Arecibo tenía un significado especial, había estado en alerta máxima durante semanas, desde que dos de sus cables fallaron, en agosto y principios de noviembre. Aunque el telescopio parecía haber sobrevivido al huracán María, en 2017, sin daños graves, los terremotos que siguieron tal vez habían debilitado componentes que ya sufrían décadas de desgaste. Fue, en muchos sentidos, una muerte anunciada. Aun así, cuando finalmente ocurrió lo inevitable, Monzón quedó atónito.

Monzón es una presencia en Puerto Rico, una figura muy querida y confiable, ya que los meteorólogos a veces se encuentran en lugares donde informar sobre el clima extremo puede ser una cuestión de vida o muerte. Había cubierto el huracán María y sus desgarradoras secuelas, así como decenas de tormentas menores pero aún peligrosas y las inundaciones o deslizamientos de tierra resultantes. Había hecho un Facebook Live a través de un terremoto de magnitud 6,4. Aún así, me dijo, el final de Arecibo fue de alguna manera más difícil, más personal. “Fue devastador”, dijo. «Uno de los momentos más difíciles de mi vida». Arecibo, agregó, «fue un lugar de unidad para todos los que aman la ciencia en esta isla, y todos los que realmente amamos a Puerto Rico».

Durante más de medio siglo, Arecibo fue el telescopio de apertura única más grande del mundo, su reputación mundial se basó en grandes descubrimientos que coincidían con su tamaño: desde el observatorio, se detectó por primera vez la presencia de hielo en los polos de Mercurio, la duración de ese se determinó la rotación del planeta y se cartografió la superficie de Venus; El primer púlsar binario, utilizado más tarde para probar la teoría de la relatividad de Einstein, fue encontrado por astrónomos que trabajaban en Arecibo. (Fueron galardonados con un Premio Nobel por el descubrimiento en 1993).

En 1974, un equipo dirigido por un astrónomo de la Universidad de Cornell llamado Frank Drake (que incluía a Carl Sagan) elaboró ​​el Mensaje de Arecibo, una transmisión de radio que se transmitió a un cúmulo de estrellas a más de veinticinco mil años luz de distancia. El mensaje estaba destinado a celebrar el avance tecnológico humano y, supuestamente, a ser descodificado y leído por extraterrestres. No todos los radiotelescopios pueden recibir y transmitir: esta fue una forma más en la que Arecibo fue especial. El mensaje en sí, una serie de bits y cuadrados que contienen los números del uno al diez, los números atómicos de ciertos elementos y un gráfico de una doble hélice, entre otras piedras de toque científicas, era principalmente simbólicos, para marcar la ocasión de una actualización del capacidades del telescopio, pero de todos modos capturó la imaginación del público. En teoría, si alguna forma de vida extraterrestre respondiera, los terrícolas podríamos discernir su respuesta en Arecibo.

Cada año acudían al observatorio más de ochenta mil visitantes, entre turistas de todo el mundo y veinte mil escolares puertorriqueños, que allí tuvieron su primer roce con el cosmos. La película de James Bond de 1995 «GoldenEye» presentó una escena de pelea absurda que se filmó en Arecibo, que culminó con el Bond de Pierce Brosnan arrojando a un villano con el ceño fruncido a su muerte desde la plataforma suspendida; dos años después, en la película «Contact», Jodie Foster y Matthew McConaughey se besaron bajo un cielo estrellado con la cúpula gregoriana como fondo. “Si tuvieras que contarle a alguien sobre Puerto Rico”, me dijo Monzón, “dirías: ‘Tenemos el radiotelescopio más grande del mundo’, y ellos dirían: ‘Oh, claro, Arecibo’”.

Esa mañana de diciembre en los estudios de WAPA, Monzón le dijo al equipo de producción que tenía que salir al aire de inmediato, y minutos después estaba parada frente a un mapa meteorológico con la voz quebrada: “Amigos, con el corazón en las manos. , Tengo que informarles que el observatorio se ha derrumbado «. Se mordió el labio y negó con la cabeza. “Intentamos salvarlo como pudimos. Y sabíamos que esta era una posibilidad. . . . » Se calló, miró el teléfono que tenía en la mano y balbuceó que el director del observatorio estaba llamando. Ella respondió al aire y, por un momento incómodo, incluso se salió de la cámara. Todo era verdad, le dijo a su audiencia cuándo regresó. Se ha ido.

La construcción de un radiotelescopio de clase mundial en Puerto Rico fue, de alguna manera, un accidente de la Guerra Fría. Después de que la Unión Soviética lanzara el satélite Sputnik, en 1957, en Washington había mucho dinero para grandes ideas que pudieran mostrar el poder y la tecnología estadounidenses, particularmente en el espacio. Un ingeniero eléctrico de Cornell llamado William Gordon, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de unos cuarenta años, quería usar ondas de radio para estudiar la atmósfera superior, algo que requería un transmisor gigante y un plato enorme. Nunca se había hecho nada a esta escala. La radioastronomía estaba todavía en sus inicios; Cornell fue una de las primeras universidades estadounidenses donde se estudió. La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada, creada por el presidente Eisenhower, financió el proyecto con la esperanza de que detecte cualquier misil balístico intercontinental que atraviese la atmósfera superior.

Para ser útil para el estudio planetario, el telescopio tenía que estar situado en los trópicos, donde los planetas pasan por encima de sus órbitas. Cuba, en plena revolución, no era una opción. Hawái y Filipinas estaban demasiado lejos. Puerto Rico, que había formalizado su relación colonial con Estados Unidos menos de una década antes, surgió como una posibilidad, facilitada por un Ph.D. candidato de allí que estudiaba en Cornell. El resto, como ellos dicen, es historia. Gordon, quien murió en 2010, describió la naturaleza bastante arbitraria del proceso de selección del sitio en una entrevista de 1978: “nuestro ingeniero civil miró las fotografías aéreas de Puerto Rico y dijo: ‘Aquí hay una docena de posibilidades de agujeros en el terreno en aproximadamente las dimensiones que necesita. ‘Y miramos algunos y dijimos,’ bueno, eso está demasiado cerca de un pueblo o una ciudad o algo así. ‘Muy, muy rápidamente lo redujo a tres, y él y yo bajamos y los miró y escogió uno «.

El que eligieron estaba a media hora en auto hacia las colinas desde Arecibo, un pueblo de unos setenta mil habitantes, con un puerto y una animada plaza central. En los años sesenta, fue un centro de producción de ron, hogar de una de las catedrales más grandes de la isla y tres salas de cine. Todos los años, durante el carnaval, la gente venía a Arecibo de toda la isla para bailar con bandas de tambores de acero. Había un hotel de cincuenta habitaciones en la plaza, donde a veces se alojaban científicos e ingenieros visitantes, y donde se entregaban el New York Times y el Daily News todos los domingos. Gordon y su equipo se mudaron a Arecibo en 1960 y se instalaron en una pequeña oficina detrás de la catedral. Varios otros científicos del continente y sus familias, junto con algunos ingenieros cubanos, se establecieron en Radioville, un desarrollo costero a un par de millas al oeste del centro de la ciudad, llamado así por una estación de radio, no por el observatorio, que, en cualquier caso, todavía era solo una idea.

El tamaño siempre fue una propuesta de valor central del observatorio de Arecibo. En ese momento, el radiotelescopio más grande, cerca de Manchester, Inglaterra, tenía un diámetro de doscientos cincuenta pies; El telescopio de Arecibo tendría mil pies de ancho, empequeñeciendo a todos los demás instrumentos en uso. Las colinas de piedra caliza del norte de Puerto Rico estaban salpicadas de sumideros naturales, lo que simplificó la excavación y la construcción, aunque no había nada simple en construir un plato esférico con un área de aproximadamente dieciocho campos de fútbol. La curva del plato tenía que ser precisa para que las ondas de radio se reunieran dentro de una plataforma de instrumentos móviles. Según el astrónomo Don Campbell, quien llegó a Arecibo en 1965 y ahora está trabajando en la historia de la instalación, la construcción del observatorio, que se construyó a un costo de alrededor de nueve millones de dólares, el equivalente a más de setenta millones en la actualidad. —Fue un logro tremendo.

La pasarela original hacia la plataforma suspendida tenía listones de madera. No hubo comunicación telefónica desde el observatorio a la ciudad, aunque sí hubo un enlace de radio a un teléfono que sonó en el cuarto piso del Edificio de Ciencias Espaciales en Cornell. En ese entonces, el viaje de San Juan al observatorio podía tomar dos o tres horas, más durante la temporada de cosecha, cuando los camiones llenos de caña de azúcar obstruían los estrechos caminos. Joanna Rankin, una radioastrónoma de la Universidad de Vermont, quien hizo su primera observación en Arecibo en 1969, me dijo que el terreno en el sitio era tan empinado e implacable que encontró milagroso que el lugar hubiera sido construido. “Ir allí de noche era como estar en una isla en el cielo”, dijo. «Tan vasto y tan delicado». La instalación atrajo una personalidad aventurera en esos primeros días, dijo Campbell. Aún así, fue una buena vida: los científicos trabajaron duro toda la semana y fueron a la playa todos los domingos. El Arecibo Country Club, que no tenía campo de golf y cuya piscina a menudo se atascaba, sin embargo albergaba grandes fiestas, a las que los científicos eran invitados a menudo. Y, por supuesto, la oportunidad de trabajar en un telescopio de esa magnitud fue única.

Los investigadores planetarios y atmosféricos utilizaron Arecibo para transmitir una señal de radio hacia un objetivo (un planeta, un asteroide, la ionosfera) y dedujeron información de los ecos que regresaban. Los radioastrónomos, por otro lado, escucharon principalmente ondas de radio naturales que se originan en el espacio, lo que una vez se conoció como «ruido cósmico». Debido a que la radioastronomía no requiere oscuridad, Arecibo operó a todas horas del día y de la noche, y varios de los científicos con los que hablé describieron una comunidad muy unida, con colegas que trabajan en diferentes disciplinas, deleitándose con los descubrimientos de los demás. Cuando llegó la noticia de que Joseph Taylor y Russell Hulse habían ganado el Premio Nobel, en 1993, fue como si todos los científicos de Arecibo lo hubieran ganado. Los que escucharon la noticia mientras desayunaban en la cafetería bailaron con alegría alrededor de la mesa. Taylor luego mandó hacer una réplica del premio para el centro de visitantes del observatorio.

Los instrumentos y equipos de Arecibo estaban en constante estado de reinvención. En 1974, la malla de alambre que originalmente formaba la superficie esférica del plato se cambió por aproximadamente cuarenta mil paneles de aluminio perforado, lo que permitió observar a frecuencias más altas. La mejora más sorprendente se produjo en los años noventa, con la construcción de una cúpula gregoriana por veinticinco millones de dólares, para albergar instrumentación más sensible, lo que añadió trescientas toneladas adicionales de peso a la plataforma. Según Campbell, Gordon, que para entonces se había jubilado, visitó el sitio y bromeó diciendo que la adición «destruyó la simetría de mi telescopio».
Los problemas comenzaron para Arecibo a través de los años, cuando la National Science Foundation (NSF), que era dueña del sitio y lo apoyaba con unos doce millones de dólares al año, convocó a un panel de astrónomos para evaluar las propiedades de la fundación. Con la NSF frente a asignaciones presupuestarias planas, y con varias grandes inversiones en nuevos telescopios en curso, el panel recomendó un recorte multimillonario al presupuesto de astronomía de Arecibo, que se implementará durante varios años. El informe fue contundente y definitivo: si no se pudieran encontrar socios que ayuden a cubrir el costo de mantenimiento del sitio para 2011, Arecibo debería cerrarse.

Según Daniel Altschuler, entonces director de operaciones del observatorio, el informe tuvo un impacto catastrófico en la moral. Pero el Congreso brindó un salvavidas cuando ordenó que la NASA rastreara al menos el noventa por ciento de los objetos cercanos a la Tierra de más de cuatrocientos cincuenta pies, en otras palabras, objetos que podrían acabar con ciudades enteras. Dio la casualidad de que el potente transmisor de Arecibo podía enviar ondas de radio a los asteroides y medir su tamaño, la calidad de su superficie, su velocidad, su órbita y su rotación con asombroso detalle. Esto agregó unos pocos millones de dólares al presupuesto anual, una suspensión de la ejecución, más o menos, que alivió la presión sin brindar una solución a largo plazo. Scott Ransom, astrónomo del personal del Observatorio Nacional de Radioastronomía, en Charlottesville, Virginia, hizo observaciones desde Arecibo durante veinte años. Me dijo que siempre hubo la sensación de que la instalación estaba viviendo en un tiempo prestado. “El próximo huracán, el próximo terremoto, la próxima recesión económica, el próximo giro político iba a ser el fin de Arecibo”, dijo.

Bob Kerr, quien se convirtió en director cuatro años después de la partida de Altschuler, dijo que el observatorio se había convertido de alguna manera en «el modelo de la llamada planificación del ciclo de vida»: la noción de que los fondos limitados requieren que los tomadores de decisiones desmantelen las instalaciones más antiguas. Incluso ahora, Kerr encuentra desconcertante esta actitud. Los científicos de Arecibo no solo seguían produciendo investigaciones de vanguardia, sino que el observatorio desempeñó un papel importante en el cumplimiento de muchos de los objetivos declarados de la NSF, incluida la democratización del acceso y la inspiración a los jóvenes, en particular a los estudiantes puertorriqueños y latinos, a ingresar al ciencias. “Nunca he podido entender por qué la NSF se alejó de ese logro «. En 2015, Kerr renunció. “Muchos miembros del personal temían que fueran ellos los que apagaran las luces”, me dijo.

En 2018, menos de un año después del huracán María, una asociación liderada por la Universidad Central de Florida UCF se hizo cargo de la gestión del observatorio. Ray Lugo, el director del Florida Space Institute de la UCF, quien fue nombrado después de una larga carrera en la NASA, me dijo que, cuando Cornell supervisó el observatorio, las contribuciones de la NSF bajó a decenas de millones de dólares al año. Para 2023, último año del contrato, la NSF reducirá su contribución a solo dos millones de dólares. «Están buscando una salida elegante», dijo Lugo de la UCF y propuso que la NSF traspasara el título y la propiedad del sitio al estado de Florida, lo que significaría que una parte importante de la lucha por los dólares para apoyar el observatorio se llevaría a cabo en Tallahassee, no en Washington. Pero la medida se estancó, según Lugo, debido a la oposición de José Serrano, un congresista que representa a Nueva York, quien desde entonces se retiró. (Serrano, que nació en Puerto Rico, vio el apoyo a Arecibo como un compromiso federal con la gente de allí. «No quería dejar que la NSF se lavase las manos», dijo).

Mientras tanto, se evaluó el daño del huracán María y el consenso fue que el telescopio se había librado de cualquier impacto grave, algo así como un milagro, considerando el poder de la tormenta. No está tan claro cuáles pueden haber sido las consecuencias de los miles de terremotos que sacudieron la isla a principios de 2020. En cualquier caso, el mantenimiento y la reparación del instrumento, dado su tamaño y complejidad, siempre habían sido algo ad- hoc. «No es como si las piezas de repuesto se puedan sacar del estante», Luisa Fernanda Zambrano, candidata a Ph.D que ha trabajado en Arecibo durante siete años, me dijo. «Si algo se rompía, las reparaciones siempre eran un poco a lo MacGyver”.

El primer cable se soltó el 10 de agosto, rompiendo un corte de treinta metros en el plato y dañando unos doscientos cincuenta de sus paneles. Era preocupante, pero en ese momento no parecía representar una amenaza existencial para el observatorio en sí. La NSF autorizó la compra de repuestos. Luego, el 6 de noviembre, mientras los ingenieros aún estaban estudiando cómo se podían hacer las reparaciones, se rompió un segundo cable. En ese momento, no había vuelta atrás. El 19 de noviembre, la NSF declaró que el telescopio de Arecibo sería desmantelado, a la espera de un análisis de la forma más segura de desmontarlo. Esa pregunta se volvió discutible menos de dos semanas después, cuando los cables restantes cedieron. El observatorio, el símbolo más emblemático de la inversión estadounidense en la isla durante casi seis décadas, desapareció. Todo lo que quedó, en palabras de Lugo, fue «un montón de paneles de aluminio en el fondo de un sumidero».
Unos días después del colapso, la NSF publicó un video del momento en que cayó el telescopio, filmado desde un avión no tripulado que volaba justo encima de la cúpula gregoriana. El video sin sonido muestra que los cables comienzan a desenredarse, primero uno, luego otro, luego varios hilos rompiéndose a la vez, antes de que la cámara gire, mirando de repente hacia el plato en ruinas. Otro video, tomado desde abajo, cerca de la base de una de las torres de las que estaba suspendida la cúpula, muestra la escena con sonido, un estruendo ominoso y agitado antes de que los cables cedan y la plataforma se balancee detrás de los árboles y fuera de la pantalla. Las cimas de las torres se rompen como cerillas

En línea, los videos del colapso a veces se publicaron con una advertencia de activación. Chris Salter, un astrónomo que trabajó en Arecibo durante veintiséis años, me dijo que aún no se había atrevido a mirarlos. «Es como perder a un miembro de la familia», dijo. En las redes sociales, cientos de científicos y estudiantes puertorriqueños publicaron homenajes al observatorio, bajo los hashtags #WhatAreciboMeansToMe y #SaveTheAO. Desplazarse por ellos era sorprenderse una y otra vez por la asombrosa escala de la pérdida. Según los científicos de Arecibo, los datos recopilados allí han impulsado tres mil quinientas publicaciones científicas y casi cuatrocientas maestrías o doctorados. Más de veinte asteroides fueron estudiados desde el observatorio y recibieron el nombre de científicos y técnicos de Arecibo. Abel Méndez, astrónomo de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, me dijo que la mera presencia del observatorio lo había ayudado a superar el síndrome del impostor que de otro modo podría haberlo atormentado, como un niño de clase trabajadora de una escuela pública que soñaba entrar en las ciencias. Había visto el telescopio por primera vez cuando tenía once años. Entonces no había un centro de visitantes, así que llamó desde un teléfono público al otro lado de la calle de su escuela y preguntó si podía recorrer el observatorio. “Me llevaron debajo del plato”, dijo. “Tener un lugar así aquí, en Puerto Rico, me dio un sentido de confianza”.

El colapso se produjo en un momento particularmente tenso para Arecibo. Cada diez años, científicos de las diversas ramas de la astronomía elaboran un documento, una especie de hoja de ruta para la próxima década de investigación, estableciendo prioridades para nuevos instrumentos y los campos de investigación más prometedores, todo lo cual es un precursor de la asignación fondos de la NSF. Antes del colapso, el equipo de la UCF y los colaboradores habían escrito más de veinticinco libros blancos defendiendo el valor continuo del trabajo del observatorio. Fueron, hasta diciembre, cautelosamente optimistas, pero desafortunadamente la revisión del comité decenal estaba casi completa cuando cayó el telescopio. No había indicios de que se modificaría en una fecha tan tardía para tener en cuenta lo sucedido en Arecibo.

Cuando se rompió el segundo cable, un grupo de astrónomos de todo el mundo comenzó a realizar vigilias diarias por Zoom. Después del colapso, el enfoque de esas reuniones se amplió para incluir planes de reconstrucción. Había una sensación de urgencia, un deseo de aprovechar la manifestación pública de dolor. Algunos de los científicos, dirigidos por el jefe de radioastronomía de Arecibo, D. Anish Roshi, se reunieron durante diciembre y enero, y a principios de febrero publicaron otro documento técnico, con un diseño propuesto para lo que llamaron el Telescopio de Arecibo de próxima generación. El telescopio, cuya construcción costaría aproximadamente cuatrocientos cincuenta millones de dólares, proporcionaría cinco veces más cobertura del cielo que el instrumento caído, con más del doble de sensibilidad para recibir señales de radio y cuatro veces la potencia de transmisión. Unos dos mil científicos y entusiastas de más de sesenta países respaldaron el libro blanco. El portavoz de la NSF escribió que la fundación había recibido el documento y todavía estaba «recopilando esa información». En un informe publicado a principios de marzo, la NSF dijo que estaba planeando un taller comunitario este verano para incentivar la presentación de propuestas para el futuro del observatorio.

Sin embargo, muchos puertorriqueños temen que Arecibo sea una ilustración más del abandono y la negligencia que han marcado muchos aspectos de la vida en la isla. Han pasado décadas desde que Puerto Rico fue el próspero puesto de avanzada tropical del capitalismo estadounidense, utilizado como contraste y garrote contra la Cuba socialista. Los años más brillantes de la economía de la isla se correspondieron con la edad de oro de Arecibo, cuando el observatorio vibraba y la ciencia era más revolucionaria. Las exenciones de impuestos que impulsaron la economía de Puerto Rico se eliminaron el año anterior, y se amenazó con cerrar el observatorio. La isla ha estado en recesión durante la mayor parte de los últimos quince años, mientras que su deuda se ha disparado a más de setenta y dos mil millones de dólares, una cifra tan absurda que, en 2015, anunció Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico, en ese momento era simplemente impagable. Incluso antes del huracán María, la población se había reducido en más del diez por ciento desde su pico, a mediados de los años dos mil; después de la tormenta, se estima que ciento treinta mil personas se trasladaron al continente. Y la tierra sigue temblando: ahora mismo, la isla está experimentando cientos de temblores cada mes. “Hemos pasado por mucho”, me dijo Monzón. «Hay personas a las que no les gusta la palabra ‘resiliencia’, pero eso es realmente lo que nos define». Sin embargo, la caída de Arecibo fue un doloroso revés.

Cuando hablé con Lugo a mediados de febrero, me dijo que los trabajadores se estaban preparando para retirar los escombros de la cúpula gregoriana destrozada, cortándola de la piedra caliza en la que se había incrustado cuando cayó. Algunos aspectos de la lúgubre limpieza, que se proyectaba costaría entre treinta y cincuenta millones de dólares, ya estaban en marcha, y los aproximadamente cien miembros del personal puertorriqueño en el lugar estaban pasando apuros. En más de una ocasión, me dijo Lugo, había doblado una esquina y se había encontrado con un empleado, solo, abrumado por la emoción. Lugo, que es de ascendencia puertorriqueña, entendió por lo que estaban pasando, porque él también lo estaba pasando. Zambrano fue asignada a un equipo encargado de rescatar piezas de los escombros, pero durante semanas evitó mirar directamente los daños. Cuando finalmente lo hizo, a principios de febrero, lloró. Entre las ruinas, su equipo encontró dos klistrones de dos metros y medio (que son tubos de vacío especializados que amplifican las frecuencias de radio) que de alguna manera habían sobrevivido al choque casi intactos. Se habían instalado poco antes de que se rompiera el primer cable y nunca se habían utilizado. Ahora se preguntaba si podrían salvarse, no para usarlos como se esperaba, sino para formar parte de una exhibición de museo sobre lo que alguna vez fue Arecibo. ♦

Una versión anterior de esta historia declaraba erróneamente la profesión de William Gordon.

Publicado en la edición impresa del número del 5 de abril de 2021, con el titular «El colapso de Arecibo».

Daniel Alarcón es escritor colaborador de The New Yorker y productor ejecutivo de “Radio Ambulante”, un podcast en español. Enseña en la Escuela de Graduados de Periodismo de la Universidad de Columbia.
APRIL 5, 2021 ISSUE

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Planetario de Jalisco

Otras noticias

Luz Brillante

Oliver Sacks Algo se me ha metido en estas últimas semanas, no sé por qué. Saqué mis libros viejos (y compré muchos nuevos), coloqué la

Ver más »