ALMA volverá a observar el cielo

Tras un año suspendidas por la pandemia, las operaciones en este conjunto de 66 antenas de radioastronomía, ubicadas en lo alto de los Andes chilenos, están por reanudarse, de acuerdo con su director, Sean Dougherty.

REVISTA SCIENCE

El Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), un conjunto de 66 antenas de radioastronomía ubicadas en lo alto de los Andes chilenos, se vio muy afectado por la pandemia. Cerró el 22 de marzo de 2020 y ha permanecido en silencio desde entonces, mucho más tiempo que la mayoría de las instalaciones científicas. Pero los gerentes de ALMA anunciaron el 15 de marzo que las observaciones se reanudarán este mes, después de una campaña de 6 meses de reparaciones y planificación.

“Todo salió tan bien como era de esperar”, dice el director de ALMA, Sean Dougherty. «Es un testimonio de lo bien que se construyeron estos telescopios».

Cuando el Covid-19 golpeó el año pasado, muchos telescopios se cerraron durante un tiempo para proteger a su personal. Pero una vez que se aliviaron las restricciones y los gerentes encontraron formas de trabajar de manera segura, las instalaciones comenzaron a reabrirse. La mayoría de los telescopios de Mauna Kea en Hawai volvieron a funcionar en mayo de 2020. Los telescopios chilenos administrados por el Observatorio Europeo Austral y la Fundación Nacional de Ciencias de EU se reiniciaron en septiembre y octubre. Sin embargo, ALMA tuvo un camino difícil para reabrir.

Su ubicación en la meseta de Chajnantor, de 5 mil metros de altura, es más alta que la de la mayoría de los otros telescopios, tan alta que algunos miembros del personal necesitan oxígeno para trabajar. También es remoto, por lo que los 200 empleados y los astrónomos que normalmente trabajan allí viven en una residencia a 2 mil 900 metros de altitud, 26 kilómetros cuesta abajo desde el telescopio. Se les debe proporcionar toda su comida, alojamiento y servicios, lo que genera «un montón de problemas logísticos», dice Dougherty.

Trabajando desde las cercanías de San Pedro de Atacama, un equipo de 35 trabajadores comenzó el 1 de octubre de 2020 a hacer funcionar nuevamente el agua, la energía y el alcantarillado en la residencia, que había sufrido daños menores por los terremotos de mayo y junio. Se mudaron 3 semanas después y comenzaron a poner en funcionamiento las computadoras. En diciembre, se trasladaron al sitio del telescopio, donde tuvieron que encender tres generadores de turbinas de gas para alimentar el observatorio y examinar las tuberías.

“Hubo bastantes tuberías reventadas”, dice Dougherty.

Una fase crítica comenzó el 20 de diciembre, cuando el personal encendió el reloj central del arreglo, que sincroniza todas las antenas, y su correlador, un banco de computadoras que combina las señales de las antenas.

«Sin ellos, no podemos correr», dice Dougherty. “Para el 30 de diciembre mi cabello dejó de encanecer».

Desde entonces, el personal ha estado revisando, reparando y encendiendo cada uno de los 66 platos que habían estado inactivos en un ambiente de mucho frío y polvo.

“El polvo llega a todas partes. Si hay una rendija, entra , dice Dougherty. El equipo reemplazó baterías y rodamientos lubricados. El 1 de enero, el primer plato giraba de nuevo, capaz de rastrear objetos en el cielo. Para el reinicio de este mes, los gerentes esperan tener al menos 40 platos en funcionamiento, con detectores enfriados a 4 K.

A esas temperaturas, ALMA es sensible a las longitudes de onda de radio cortas que emergen de las frías nubes de polvo y gas. En los últimos años ha ganado titulares por su papel clave en la  primera imagen de un agujero negro  y por acercar los  discos de material alrededor de las estrellas recién nacidas donde los planetas comienzan a formarse .

El tiempo de observación de ALMA se asigna en “ciclos” de un año y el ciclo siete fue interrumpido aproximadamente a la mitad por el cierre. El objetivo es simplemente continuar donde lo dejaron. Lo harán con una plantilla reducida de 140 personas siguiendo los nuevos protocolos de gestión de riesgos. “Será un desafío para nosotros”, dice Dougherty.

Los usuarios de ALMA están ansiosos por volver a tener en sus manos los datos.

Vista aérea del Cluster Central de ALMA.
Foto: https://www.almaobservatory.org/ Guy Wenborn

«No hemos visto tanto progreso en el campo, en términos de estudio de características a pequeña escala en discos protoplanetarios, como lo hubiéramos hecho de otra manera», dice Sean Andrews de la Universidad de Harvard. «Pero, en el gran esquema de las cosas, eso es un pequeño inconveniente».

Andrews dice que el cierre ha afectado más a los investigadores jóvenes. «Ahora experimentarán una mayor escasez de tiempo para progresar en sus programas».

Karin Oberg de Harvard, quien afortunadamente completó un gran proyecto sobre los entornos químicos en los que se forman los planetas justo antes del cierre, dice: “Tendremos que poner en pausa nuestros planes de seguimiento durante aproximadamente un año. Sin embargo, esto no es del todo malo, ya que nos empuja a nosotros y a otros a tener una segunda mirada a los conjuntos de datos ya adquiridos y a sumergirnos en los archivos para buscar tesoros escondidos allí «.

En lo más alto de la lista de tareas pendientes de ALMA se encuentra la aplicación de su lente de zoom: la matriz puede enfocarse en objetos con alta resolución al separar los platos. Los platos están dispuestos en su configuración más ancha, 16 kilómetros de ancho, cada dos años, pero con el apagado, tiene un año de retraso. El proceso implica que equipos de 10 personas muevan un plato por día utilizando un enorme transportador que levanta cada plato de 100 toneladas y lo traslada a una nueva ubicación. «La gente simplemente está tratando de obtener datos sobre esas líneas de base», dice Dougherty.

Al reiniciar la actividad en ALMA, las operaciones científicas serán limitadas. Estarán disponibles al menos cuarenta antenas.

“Dadas las circunstancias, los trabajadores y colaboradores de ALMA hicieron un excelente trabajo durante todo el año, tanto desde casa como en turnos para garantizar la integridad del observatorio. Ahora es realmente emocionante poder reanudar las operaciones científicas, siguiendo nuestro detallado plan para reducir riesgos y mantener la seguridad de nuestro personal y colaboradores como máxima prioridad”

Sean Dougherty
Director de ALMA

https://www.sciencemag.org/news/2021/03/after-long-shutdown-giant-radio-telescope-array-set-resume-observations

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Planetario de Jalisco

Otras noticias