Colmena opera en espacio profundo

Los micro robots mexicanos del proyecto que lidera la UNAM no podrán llegar a la Luna, pero este jueves 11 de enero se confirmó que la misión está operando con éxito en el espacio profundo.

¿Qué ha pasado con los micro robots del proyecto Colmena de la UNAM lanzados con rumbo a la Luna? Aunque la nave que los transporta no podrá llegar al satélite porque se quedará sin combustible, este jueves 11 de enero se confirmó que la misión mexicana está operando con éxito en el espacio profundo, a 359 mil kilómetros de distancia a la Tierra.

En Colmena participaron 250 estudiantes universitarios. Foto: UNAM

El Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, responsable de la misión, informó a través de sus redes sociales que Colmena logró ser energizada, establecer comunicación y generar datos. Esto, añadió, representa el 75 por ciento de los objetivos planteados para este primer intento de llegar a la Luna.

Peregrine, de Astrobotic, tuvo una pérdida crítica de combustible que impedirá el alunizaje, pero la compañía sostiene que la misión está teniendo varios éxitos parciales.

En un comunicado detalló que 9 cargas útiles pudieron comunicarse correctamente con Peregrine y ser capaces de recopilar datos; 10 cargas recibieron la energía necesaria para operar sus sistemas y las 10 restantes son cargas pasivas.

En la lista de las 10 cargas útiles que recibieron energía, Astrobotic menciona a la misión Colmena de México.

“Se han cumplido al menos 75 por ciento de los objetivos planteados para esta primera misión, la cual creó el camino futuro de México hacia la Luna”, comunicó el ICN.

Colmena requirió casi 10 años de arduo trabajo de académicos y la colaboración de más de 250 estudiantes.

El ICN afirmó que en el desarrollo de Colmena se logró generar el conocimiento tecnocientífico necesario, la formación de recursos humanos altamente especializados y la vinculación con empresas e instituciones nacionales e internacionales.

Añadió que aunque esta primera misión no llegue a la Luna, se tienen contempladas por lo menos dos más, una que se podría enviar en 2027 y otra en 2030.

Gustavo Medina Tanco, responsable de la misión y jefe del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX), del ICN, dijo que la operación en regolito y mediciones del plasma polvoroso en la superficie lunar, que ya no podrán realizar los micro robots, serán implementados en Colmena 2 cuyos exploradores se construirán sobre las bases sentadas por la actual misión.

“Esto es un logro de LINX, de la UNAM y de México, que se encuentra operando en espacio profundo, donde muy pocos países lo han hecho”, expresó.

¿QUÉ ES COLMENA?

La misión consiste en cinco microrrobots que fueron diseñados para explorar y estudiar el entorno lunar de manera autónoma. Se pretendía realizar mediciones y recolectar datos sobre la composición del suelo lunar, la radiación, la temperatura y diversos factores ambientales.

Los micro robots mexicanos están operando en el espacio profundo. Foto: UNAM

Pero la primera prueba para Colmena era demostrar que se puede construir algo tan pequeño capaz de soportar el lanzamiento de un cohete y sobrevivir a los ambientes hostiles fuera de la Tierra… y hasta ahora lo ha conseguido.

Los robots tienen un peso de unos 66 gramos, en la Luna cada uno pesaría apenas 9 gramos y medio; dentro de su estructura de polímeros tienen en general electrónica sofisticada, sensores, sistemas de computadoras de abordo, acelerómetros, sistemas de comunicación y paneles solares en ambas caras.

La iniciativa se inspiró en la actividad de las abejas, seres relativamente simples que pueden hacer cosas grandes trabajando en conjunto. 

Para Medina Tanco, muchas tareas en la Luna no van a ser realizadas por seres humanos debido al ambiente agresivo como los micrometeoritos, la radiación y el polvo fino que produce envenenamiento de la sangre. Por eso los robots son la clave, pero no grandes y sofisticados, sino enjambres de microrrobots, que puedan trabajar en forma cooperativa en los ambientes hostiles de cuerpos celestes sin atmósfera como nuestro satélite. 

En el proyecto participaron estudiantes de la UNAM, IPN, así como de Chiapas, Mérida, Quintana Roo y Baja California.

¿QUÉ FALLÓ?

Peregrine despegó el 8 de enero desde Cabo Cañaveral. Siete horas después de su lanzamiento y separación exitosos del cohete Vulcan Centauro de United Launch Alliance, la nave Peregrine estaba en la trayectoria correcta a la Luna, pero comenzó a tener problemas con su sistema de apuntamiento, lo que hizo que sus paneles solares no pudieran seguir cargando sus baterías.

Después de algunas maniobras complejas, Astrobotic recuperó el apuntamiento y consiguió cargar las baterías. Sin embargo, para estabilizarla la nave y mantener sus paneles en la dirección del Sol, se hizo uso intensivo de sus otros motores, lo cual consumió una cantidad de combustible mayor que la esperada, limitó severamente el tiempo de vida de la nave y su capacidad de alunizar en forma controlada.

Fuentes: Instituto de Ciencias Nucleares | Astrobotics |El Colegio Nacional

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Planetario de Jalisco

Otras noticias

El fin de Colmena

Los micro robots mexicanos de la misión Colmena arderán junto con la nave Peregrine que los llevaba a la Luna cuando la impacten contra la

Ver más »